sábado, 17 de abril de 2010

El esqueleto de los gatos

Actualmente existen aproximadamente 37 especies de gatos. Lo primero que se conoce es su felinidad, su forma de moverse, su forma de vivir y cazar solos o la forma en que al contrario que otros carnívoros como los perros y los osos, sólo se alimentan de carne.
La gente, reconoce esta felinidad porque los gatos viven con ella. Pero… ¿qué hace al gato ser lo que es? ¿qué le da esa gracia? ¿esa sinuosidad? ¿esa capacidad para la caza?

Empieza con la estructura básica. Un esqueleto ligero, flexible y robusto a la vez. La columna vertebral, que incluye la cola, la cual sirve para el equilibrio, es la pieza central de esa elasticidad de goma de los gatos.

Los discos entre las vértebras son más gruesos que los de muchos otros animales, y las conexiones entre los huesos son menos rígidas, proporcionándole una mayor movilidad. Como bailarines de ballet, los gatos andan de puntillas. Esto alarga la longitud de las patas y la distancia que se cubre a cada paso, dando al gato una velocidad añadida.
También significa que la articulación de la imagen de abajo, es el tobillo del gato, el principio del pie. Los huesos del pie están muy alargados. Sólo las puntas están en contacto con el suelo para proporcionar un mayor empuje y un mejor salto.

Parte del secreto de la agilidad del gato está en el diseño de sus hombros. La clavícula flota libremente, y los omóplatos están unidos al esqueleto principal. Todo se mantiene unido por ligamentos y músculos, permitiendo al hombro mayor libertad de movimientos.
Los músculos funcionan un poco como muelles, son mucho más flexibles que los músculos de casi todos los mamíferos. Se expanden y contraen como las cuerdas de puenting y le dan al gato potencia para poder saltar varias veces su altura.

Un hombre con los músculos de un gato, podría saltar del suelo al tejado de una casa. Cuando un gato salta, la potencia procede de los músculos de las patas traseras. Cada músculo está compuesto de muchas fibras musculares, que utilizan una gran cantidad de energía para contraerse rápidamente.

Cuando se relajan, funcionan como una catapulta. Es bueno para las explosiones de velocidad, pero sería agotador en una carrera larga. El gato es velocista, no es un corredor de maratón.
El gato también es un equilibrista. Su pecho es muy estrecho y sus patas están muy juntas. Tanto si está en la rama de un árbol como en la parte superior de una tapia, camina como si fuese paseando por la calle.

Cuando se relajan, funcionan como una catapulta. Es bueno para las explosiones de velocidad, pero sería agotador en una carrera larga. El gato es velocista, no es un corredor de maratón.
El gato también es un equilibrista. Su pecho es muy estrecho y sus patas están muy juntas. Tanto si está en la rama de un árbol como en la parte superior de una tapia, camina como si fuese paseando por la calle.

Pero ahora que los gatos viven en las casas, no siempre pueden ejercitar sus talentos. Aunque los espacios cerrados, se pueden parecer al exterior, como lo demuestra la moda de integrar juguetes, muebles y pequeñas construcciones para el esparcimiento y ejercicio de los gatos en las propias casas.

Comments :

0 comentarios to “El esqueleto de los gatos”

Publicar un comentario en la entrada

¿Te gustó el artículo?